Conflicto en Chile por los millones del fútbol

El dinero siempre es un recurso necesario y limitado, por lo que en cualquier donde haya movimiento de divisas en cantidad puede suscitarse una disputa entre los distintos aspirantes a quedarse con la mayor tajada. En el fútbol, el dinero proveniente de los derechos de televisión representan el mayor porcentaje de los ingresos de los clubes y muchas veces es allí donde se dan los conflictos entre las instituciones por la forma en que se reparte la plata. Sucedió en la Argentina en 2009, cuando los 6 clubes más importantes de Primera se negaron a aceptar el acuerdo que los restantes 14 habían presentado para dividir los 600 millones de pesos que pagaría el Estado por los derechos televisivos. Ocurre por estos días en Chile, donde los tres equipos más grandes presentaron una demanda por no aceptar la forma en que se reparten los ingresos provenientes de la TV.

A fin de la semana pasada, la noticia se conoció en los grandes medios. Colo Colo, Universidad de Chile y Universidad Católica, los clubes más importantes de Chile, registraron una denuncia ante el Tribunal de Asuntos Patrimoniales de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP), para que se mantenga la fórmula histórica con la que se repartían los ingresos provenientes de los derechos de transmisión de los partidos. El Tribunal tiene un plazo de seis meses para lograr un acuerdo o emitir su fallo. Una conciliación aparece como la solución más probable.

En Chile, los partidos de Primera División son transmitidos por el llamado Canal de Fútbol, cuyo paquete accionario se reparte entre la ANFP (80 %) y la empresa Gestión de Televisión (GTV), vinculada al empresario Jorge Claro (20 %). La señal nació en 2003, tras el final de los contratos que la Asociación tenía con Fox Sports, la TV satelital Sky y Televisión Nacional de Chile. Los dirigentes aceptaron entonces la propuesta de Jorge Claro y en lugar de firmar un cuerdo con otra empresa televisiva decidieron lanzar su propio canal y repartir los beneficios entre los clubes. GTV realizó la inversión de instalación y desarrollo, mientras que la ANFP sólo aportó los derechos de transmisión. El CDF hoy trasmite por su sistema Premium 5 partidos del campeonato de Primera en directo cada fecha, además de los 4 restantes en diferido, y algunos partidos de la Selección de Chile. Además, en su formato básico emite partidos de la Primera B, los encuentros de las Eliminatorias para la Copa del Mundo y cuenta en su grilla con programas de fútbol y otros deportes. El valor del Canal oscila hoy entre los 600 y 700 millones de dólares.

El año pasado, 25 de los 32 clubes profesionales del país votaron por la repartición igualitaria de las ganancias que dejara el CDF y así es como los 18 equipos de la división A y los 14 de la B son socios en partes iguales. Se estima que el saldo a dividir este año será de más de 20 millones de dólares. Sin embargo, los equipos más importantes de la Primera División no están de acuerdo con que todos reciban lo mismo por los excedentes del CDF.

Los directivos de Colo Colo, Universidad Católica y Universidad de Chile sostienen que, históricamente, los tres clubes más grandes han recibido el 30 % de los dividendos entregados por el Canal, lo que se reduciría notablemente si se aplica un artículo del contrato vigente, que establece que, cuando se generen ganancias superiores a 5,4 millones de dólares, se reparten los beneficios en partes equitativas.

Argumentan que, basados en encuestas, el 80 % de los abonados a la señal de fútbol son hinchas de sus equipos y agregan que existe un contrato vigente suscrito en 2003, que establece que los ingresos del CDF deben repartirse de manera que estos tres equipos concentren un tercio de las ganancias. Si tras el arbitraje los equipos no logran que la norma se aplique como en el pasado, el porcentaje recibido por los clubes se reduciría al 12 %.

Mientras continúan las declaraciones cruzadas entre Harold Mayne-Nicholls, presidente de la ANFP, y los directivos de los clubes más importantes, será un tribunal interno de la Asociación quien definirá la cuestión. Es la justicia quien debe decidir entre pares, defendiendo los derechos de los más chicos y cuidando el poder de los más grandes. Porque cuando el domingo suena el silbato, sobre el césped son 11 iguales en cada equipo, pero de lunes a viernes, en los escritorios, algunos son más iguales que otros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada