El fútbol es libertad o la pelota según Bob Marley


Bob Marley le debe al fútbol parte de su vida y también de su muerte. Fanático del deporte, de jugarlo más que de verlo, una herida provocada por un pisotón durante un partido en el Battersea Park de Londres, en plena gira europea, fue el punto de partida de la lesión que cuatro años después le provocó la muerte, a sus jóvenes 36 años. Recostado sobre la izquierda, en su papel de volante creativo, habría sido el periodista Danny Baker el causante de la herida en un dedo del pié, que nunca se trató. La lesión creció, luego sobrevino un cáncer y se llevó su vida.

Sin embargo, su fanatismo por la pelota no se trasluce en sus canciones de denuncia y espíritu libertario. Pero Marley veía en el deporte un espacio que encajaba en su visión del mundo: “El fútbol es una habilidad en sí misma. Todo un mundo; un universo por sí solo. Yo lo amo, porque debes tener la suficiente destreza para jugarlo. ¡Libertad! ¡El fútbol es libertad!” dijo alguna vez. Llegó a construir una cancha frente a Tuff Gong , su estudio de grabación en Kingston.

Son muchas las imágenes que lo muestran con la pelota en distintos lugares del mundo. Incluso en canchas precarias, sin césped, dignas de un futbolista amateur que pone su amor por el deporte por sobre todas las cosas. Le gustaba el fútbol brasileño y el Santos de Pelé. En 1975 asistió a un encuentro del cosmos de Nueva York, que en ese entonces lideraba el astro brasileño.

Hace hoy 30 años, Marley fue enterrado con su guitarra Gibson Les Paul, un moño de marihuana, un anillo, el Kebra Nagast (la biblia del movimiento rastafari) y una pelota de fútbol. El deporte lo acompañó para siempre.

Aquí un video de Marley con la pelota:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada