70 años de impunidad (sobre las muertes de Luis López y Oscar Munitoli)

Hace hoy 70 años, el fútbol argentino cargaba sus dos primeros muertos en suelo propio. Si bien el primer hincha fallecido fue Pedro Dembry, en 1924 en Uruguay, Oscar Munitoli y Luis López fueron los primeros aficionados que fueron a una cancha en la Argentina y nunca regresaron a sus casas. La tragedia sucedió hace siete décadas, pero sería un anuncio del horror que llegaría después y continúa hasta hoy.

El domingo 14 de mayo de 1939, las reservas de Boca y Lanús servían como aperitivo para el partido entre los equipos de primera. A los 30 minutos del segundo tiempo, el encuentro estaba empatado en uno. En ese momento, los jugadores Miozzi, de Lanús, y Valsecchi, de Boca, fueron a disputar una pelota y chocaron violentamente. Así es como el granate golpeó al xeneixe, quien contestó la agresión. Inmediatamente, todos los jugadores se incorporaron a la gresca, que incluyó trompadas y patadas. En ese momento, hinchas de Lanús ingresaron desde el túnel para agredir a los jugadores de Boca. Los espectadores xeneixes, para no ser menos, intentaron romper el alambrado para ingresar al campo de juego y defender a los suyos de las agresiones.

Allí fue cuando se oyeron varias detonaciones. Entre los ocho policías presentes en el lugar estaba Luis Estrella, quien intentó contener a los hinchas de Boca que atacan el alambre. Su receta no tuvo medias tintas: revólver en mano, disparó a la muchedumbre. El resultado: dos hinchas fallecidos. Ellos fueron Luis López (41 años) y Luis Munitoli (9 años), quien murió en un hospital horas después. Además hubo cinco heridos. Sin tiempo para duelos, un rato más tarde comenzó el partido de primera, que terminó con victoria de Boca por 1 a 0.

Tras la tragedia, empezó el cruce de acusaciones. Los dirigentes de Boca acusaron a los de Lanús por los incidentes, ya que desde el túnel que comunica los vestuarios con el campo de juego ingresaron hinchas que agredieron a sus jugadores. Además, el presidente xeneixe Eduardo Sánchez Terrero acusó a la policía de disparar contra sus hinchas. El titular de Lanús, José Ibáñez, culpó a los jugadores xeneixes por la violencia de su juego y al referí por no castigarla. Agregó que fueron los hinchas de Boca quienes empezaron los incidentes al intentar romper el alambrado. Según Ibáñez, sólo tres hinchas de Lanús ingresaron a la campo de juego, pero desde la platea.


Tras estas acusaciones cruzadas llegó la versión policial. Desde la Comisaría 2° de Avellaneda se emitió un comunicado que informaba que, tras la pelea entre los jugadores, el público invadió el terreno de juego para agredir al árbitro y a los futbolistas, por lo que los policías presentes en el lugar intentaron contener al malón. En ese momento, los agentes Estrella y Prizzi fueron lesionados por sendas pedradas que partieron desde las tribunas. Allí es cuando se oyeron varios disparos que partieron desde el público, siempre bajo la versión policial. Para los uniformados, fue Luis López, uno de los hinchas fallecidos, quien disparaba. El revólver no había podido ser secuestrado.

Muchos testigos que declararon reconocieron al agente Estrella como el autor de los disparos. El propio policía lo reconoció ante el juez Ocampo Jiménez. Sin embargo, las autopsias dijeron lo contrario. Las balas alojadas en los cuerpos de las víctimas habían descripto una trayectoria de arriba hacia abajo, por lo que deberían haber partido desde las tribunas, tal como sostenía la versión policial. Esto liberó de culpas al agente Estrella y el caso quedó impune.

En su editorial posterior, el diario La Nación pidió un accionar más enérgico de la policía ante los violentos y penas más duras. La nota agregaba: “Con dos o tres partidos de fútbol en que la policía aplique penas bien severas a los primeros que comiencen a perturbar la tranquilidad necesaria, los indisciplinados se llamarán a sosiego”.

Lamentablemente, ninguna pena se aplicó a los responsables de las muertes de López y Munitoli. Sería el inicio de una larga cadena de impunidad que aún se mantiene en el fútbol argentino.

1 comentario:

  1. Estimados el fallecido era mi tío Oscar Minutoli no Munitoli

    ResponderEliminar