Jennings vs. FIFA, otro round en Play Ghe Game

Jennings, durante su exposición en Play The Game 2011
“La FIFA es un sindicato organizado del crimen” lanzó Andrew Jennings en su conferencia, que aparecía como el plato fuerte de la última jornada del encuentro de Play The Game 2011. “Hay algún miembro de FIFA en la sala, cuánto te pagan para operar a favor Blatter?”, se preguntó Jennings. "Sé que soy el canalla en esta sala", contestó con el brazo levantado el suizo Walter De Gregorio, nuevo Secretario de Comunicaciones y Relaciones Públicas de la FIFA. “Lo que dijo el señor Jennings, al comparar a la FIFA con la mafia, es una falta de respeto. La mafia mató a miles de personas, esto es fútbol", agregó De Gregorio. Jennings ya había dicho en su exposición que los dirigentes de la FIFA "son un excremento".

Entre tantas disertaciones sobre corrupción, falta de democracia y transparencia en el deporte, en el último día de Play The Game la FIFA ocupó el centro de los debates. Las expectativas pasaban por la presencia de Jennings, periodista inglés que viene denunciando en los últimos años la corrupción en el organismo que dirige los destinos del fútbol mundial. La presencia de miembros de la FIFA y las duras palabras de Jennings tornaron áspero el debate.

Andrew Jennings aclaró de entrada que no cree en las reformas de mayor transparencia que promete Joseph Blatter. "El soborno y la corrupción están en su ADN", dijo. ”Qué es la FIFA hoy?” se preguntó luego. “Un sindicato organizado del crimen” contestó, ante un auditorio colmado y deseoso de escuchar su conferencia. Luego agregó que, según sus cálculos, en los últimos 20 años se pagaron más 100 millones de dólares en sobornos, mientras mostraba la carpeta verde con los nombres de los acusados. "¿Por qué la FIFA gasta millones en costosos abogados para suprimir los documentos sobre ISL", preguntó el veterano periodista escocés, en referencia al caso de corrupción que envuelve a la FIFA y la empresa suiza de marketing deportivo.

Además, Jennings contó que un miembro de la FIFA le confesó que hasta un 40 % de los tickets de los partidos de los mundiales se comercializa en el mercado negro. Finalmente, volvió a cargar contra el organismo por no escuchar sus reclamos.

Luego, fue el turno del periodista alemán Jens Weinreich. “Los dirigentes sólo entienden el lenguaje del dinero” dijo y agregó que en la FIFA trabaja "gente bien pagada para mentirle a los periodistas". Finalmente, se quejó porque “en el fútbol, la corrupción no es corrupción” y reclamó que la FIFA y otras organizaciones deportivas se ubiquen bajo el control de leyes internacionales anticorrupción. Como ejemplo contó que el costo de comprar un voto para obtener las Copas del Mundo de 2018 y 2022 fue de 20 millones de dólares.

Tras el discurso de Weinreich, fue el turno del debate. En su primera intervención allí, Jennings preguntó quiénes eran los miembros de FIFA que estaban en la sala, ya que previamente conocía que llegaría gente desde Zurich para presenciar la conferencia. Allí fue cuando De Gregorio tomó el micrófono y defendió a la organización que dirige los destinos del fútbol mundial. De Gregorio negó las acusaciones que calificaban a la FIFA como una mafia y criticó a Jennings. Luego agregó que el periodista no puede ingresar a la FIFA porque en las conferencias de prensa montaba sus propios shows.

No hubo tiempo para más. De Gregorio, acompañado por Bernd Fisa, de prensa de FIFA, aclaró luego a los periodistas que no había llegado a Play The Game para dar un discruso oficial en nombre del organismo que representa, sino que intentaba escuchar para mejorar la organización en el futuro. El ex editor del diario suizo Blick también contó que, antes de asumir su cargo esta semana, Josep Blatter le prometió nuevas reformas para garantizar mayor transparencia y democracia. "Tuve una larga conversación con el presidente hace un mes, y estoy convencido de que quiere hacer cambios. Hay que juzgarlo por los hechos" finalizó De Gregorio.

Antes de las polémicas, el periodista argentino Ezequiel Fernández Moore pasó revista en su exposición a la actualidad de la dirigencia deportiva en Sudamérica. “Cambian los jugadores, cambian los presidentes de los países, pero no los dirigentes de fútbol” describió. Así, Ezequiel contó al auditorio las relaciones de Ricardo Texeira con la red brasileña O´Globo, de Julio Grondona con el grupo Clarín en Argentina, la lucha de Harold Mayne-Nicholls contra los dirigentes por la distribución de los derechos del fútbol en Chile, los negocios de Rafael Esquivel en Venezuela, las investigaciones contra Manuel Burga en Perú y las disputas de los dirigentes uruguayos contra Paco Casal por los derechos del fútbol.

Luego, Steve Menary, del Reino Unido, explicó algunos de los programas de la FIFA que reparten dinero entre las distintas federaciones para actividades sociales, que muchas veces quedan en el camino. A la tarde, Jerome Champgnee, ex miembro de la FIFA, se explayó sobre la necesidad de un organismo más democrático y transparente en los próximos años.

Cuando todo el mundo del deporte parecía teñirse de sospechas, Harold Mayne-Nicholls habló sobre el trabajo de su fundación “Ganamos Todos”, que desarrolla programas para desarrollar la práctica deportiva en Chile. Allí recordamos los valores positivos del deporte, que puede transformar la vida de muchos.

Y así se fue Play The Game 2011, con polémicas y debates fuertes, con dudas y certezas. Con muchos de sus discursos todavía resonando en la cabeza de los que participamos, como si tanto debate e intercambio de ideas no pudiera apagarse fácilmente.

Aquíel discurso de Jennings y su polémica con Walter De Gregorio en Play The Game 2011:


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada