El milagro del Levante en España

Los jugadores del Levante celebran un gol ante la Real Sociedad
El estadio Ciutat de València, donde oficia de local el Levante, no está en el centro de la ciudad. Apartado, durante muchos años tuvo accesos incómodos y sus 25 mil asientos rara vez estuvieron colmados. Diferente fue la historia del primer equipo de la ciudad, el Valencia CF, que cuenta con su estadio Mestalla en pleno centro, frente al antiguo río Turia, que fue desviado en 1957 luego de una catastrófica inundación y hoy luce como un hermoso parque arbolado. Pero hoy, el estadio Ciutat de València está frente a un paseo comercial, cerca de lindos bares y calles con boulevard. El equipo, tercero en la liga española, vive el momento más feliz de su historia.

El Levante comenzó la temporada 2011/12 con poco más de 7 millones de euros de presupuesto, con más de una decena de fichajes a costo cero. Su situación era bastante diferente del Real Madrid y el Barcelona, que sostienen sus campañas a cambio de 500 millones. Pasadas 10 jornadas de liga, la situación de estos tres equipos no es muy diferente en la clasificación.

En la cuarta jornada, el Levante dio el gran golpe al derrotar como local al Madrid de Mourinho y Cristiano Ronaldo por 1 a 0. Fue el inicio de una maratón de 7 victorias consecutivas, donde el equipo se cargó a peces gordos como Málaga y Villarreal, para llegar a la cima de la tabla de posiciones por primera vez en sus 102 años de vida.

Como un símbolo de su tránsito fatal, el Levante consiguió su único título oficial en 1937, cuando ganó la Copa de la España Libre, aunque el trofeo nunca fue reconocido por la Real Federación porque había sido impuesto por el Parlamento. Desde la década de 1970, el club nunca pasó de los 5.000 socios y hasta llegó a sufrir el embargo de la imagen de la virgen del estadio. Desde 1909, sólo disputó 7 temporadas en Primera División.

Hace poco más de tres años, en mayo de 2008, los jugadores de Levante permanecieron inmóviles durante el primer minuto de su partido ante el Deportivo de La Coruña, en reclamo por sus salarios impagos. En aquella campaña, el equipo sacó un punto en los 10 primeros partidos. Al final de temporada descendió a Segunda, en medio de amenazas de huelga y éxodo masivo de jugadores. En julio de aquel año, el equipo se presentó en cesación de pagos ante la justicia, con una deuda de 82 millones de euros. El año pasado, el club entró concurso de acreedores, bajó su deuda a 60 millones y prevé liquidarla en cinco años.

A fin de la temporada pasada, tras evitar el descenso, el Levante transfirió a su goleador, Felipe Caicedo, para ayudar a pagar las deudas. En el verano, armó una plantilla con 210.000 euros y hoy destina la mitad de sus ingresos a pagar lo que debe. La edad media de la plantilla es de 28 años y cuatro meses, con mayoría de fichajes que fueron descartados por otros equipos y traídos sin costo por el buen ojo del entrenador Juan Ignacio Martínez. Rubén Suárez, el delantero que anotó el gol ante el Real Madrid, debutó en Primera a los 31 años. Su capitán, el defensor Sergio Ballesteros, tiene 36. Detrás del Barcelona, es el equipo menos goleado de la liga.

El Ciutat de València del Levante no estuvo lleno ni siquiera en la fecha 9, cuando el equipo se presentó como único líder de la liga española ante la Real Sociedad. En un acontecimiento inédito para la historia de la entidad, sólo estuvieron en la cancha poco más de 12 personas. A pocas cuadras de allí, duerme el nuevo estadio del Valencia CF, cuya construcción está detenida hace casi tres años por falta de fondos.

El club había iniciado las obras en agosto de 2007, con la idea de disputar los partidos de la Liga 2010/2011 en su nueva casa. El Valencia ya gastó 150 millones de euros y para terminar el nuevo estadio necesita otros 150 millones. Cuando se reúnan los fondos, sin fecha aún, habrá que trabajar un año y medio.

El domingo, luego de la derrota ante el Osasuna, los jugadores del Levante fueron recibidos en Valencia por sus hinchas como héroes. En país como España, en plena crisis económica, con 5 millones de parados según las cifras oficiales, la austeridad levantina, combinada con el éxito deportivo, floreció como un símbolo de la época. La derrota ante el Osasuna lo dejó detrás del Real Madrid y el Barcelona, que ratificaron el duopolio que es hoy la liga española. En el estadio Ciutat de València, el Levante intentará seguir escribiendo su historia.

Aquí el recibimiento de los hinchas del Levante cuando su equipo retornó a Valencia luego de vencer a Villarreal de visitante por 3 a 0: 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada