La declaración de Andrada, el arquero represor

Andrada, en sus tiempos de jugador
A la salida de los Tribunales de Rosario mantuvo el mismo silencio que había mostrado adentro. Edgardo Andrada, ex arquero de Rosario Central, Vasco Da Gamo y Colón, optó por su derecho a no prestar declaración ante el juez Carlos Villafuerte Ruzzo, del Juzgado Federal de San Nicolás, quien lo citó por su participación en el secuestro y asesinato de los militantes peronistas Osvaldo Cambiaso y Eduardo Pereira Rossi en 1983. El fiscal Juan Murray pidió su detención y el magistrado tiene 10 días para decidir si lo procesa y si acepta el pedido del fiscal.

La primera denuncia contra Andrada se realizó en 1997, cuando un anónimo señaló que fue agente secreto C-3 del Destacamento de Inteligencia de Rosario, dependiente del Servicio de Inteligencia del Ejército durante la última dictadura militar argentina. Desde ese lugar, habría tenido una activa participación en el secuestro y muerte de Cambiaso y Pereira Rossi. Pero hasta estos días, la causa no había tenido mayores avances.

Cuando hace unos se conoció la citación del juez Villafuerte Ruzzo, Andrada perdió su trabajo como coordinador de las Divisiones Inferiores de Rosario Central que ejercía entonces. Hace pocos días, el magistrado ordenó allanar la casa del ex futbolista, donde se encontró un verdadero arsenal de armas de guerra. Si bien el ex futbolista contaba con los permisos correspondientes para la posesión de esos fusiles, la Cámara Federal de Rosario hizo lugar a un planteo de la Fiscalía que consideraba esa situación como "un peligro para testigos y víctimas".

A Andrada lo complicó además las recientes declaraciones de Eduardo Tucu Costanzo, ex personal civil de Inteligencia del Ejército, quien recientemente declaró en el programa "Trascendental", de radio La Ocho, que el ex arquero fue parte de la patota que secuestró a los dos militantes en 1983. Según Costanzo, condenado por crímenes de lesa humanidad y que actualmente cumple arresto domiciliario, Andrada "era muy apegado a (el jefe militar Pascual) Guerrieri, que lo hizo ingresar" en el Destacamento de Inteligencia, y que "figura en los archivos del Ejército con el apellido falso de Antelo". Estas mismas palabras las pronunció ante la justicia.

Andrada comenzó su participación en los grupos de tareas que secuestraban personas mientras jugaba en Colón de Santa Fe y en Renato Cesarini de Rosario, entre 1977 y 1982. Los domingos actuaba en la Primera División y en la semana ofrecía sus servicios a las fuerzas represivas que se movían fuera de la ley. En la causa judicial por los secuestros de Cambiaso y Pereira Rossi también están implicados el dictador Reynaldo Bignone, el ex comisario Luis Patti, el militar Pascual Guerrieri y los ex agentes de Inteligencia Ariel Porra y Juan Andrés Cabrera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada