Con Romario y Bebeto a la cabeza, el deporte cruza las elecciones brasileñas

A caballo de los estudios de marketing y la fama como carta de presentación, muchos ex deportistas profesionales brasileños tendrán un rol protagónico en las elecciones presidenciales de este domingo. Así, con los ex cracks Romario Y Bebeto a la cabeza, serán 23 los candidatos que llegaron a las listas de la mano del deporte. Con el Mundial de 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016 en el horizonte, el deporte será una parte importante en el futuro desarrollo de Brasil. Muchos deportistas buscan, desde la política, integrarse al proceso del país, considerado ya la octava economía mundial y con altas posibilidades de llegar al quinto lugar.

Romario, campeón mundial en 1994 y autor de más de 1.000 goles en su carrera, intentará asegurarse un puesto de diputado nacional por el Partido Socialista Brasileño. Las encuestas previas le asignan un importante caudal de votos importante, que le permitirían conseguir su banca con holgura. "Esta es una experiencia totalmente nueva para mí y me sorprendió la buena disposición del pueblo para conocer mis propuestas" dijo el ex goleador.

La nueva aventura de Romario contrasta con algunas noticias recientes que trascendieron de él. En los últimos tiempos, el ex goleador enfrentó una serie de problemas económicos, por lo que en agosto de 2009 perdió un lujoso departamento sobre la playa de Barra da Tijuca, que fue subastado por 4,36 millones de dólares con el objetivo de pagar deudas. Unas semanas antes había pasado una noche en la cárcel por el atraso en el pago de la cuota alimentaria de los dos hijos que tuvo con Mónica Santoro, su primera esposa. A fin de 2009, fue hallado culpable de evasión de impuestos y condenado a pagar una multa de 224 mil dólares y a prestar servicios comunitarios durante 30 meses. Al registrar su candidatura ante el Tribunal Superior Electoral, declaró un patrimonio equivalente a menos de medio millón de dólares, unos escasos fondos para una exitosa carrera futbolística de más de 20 años.

Nacido en una favela de Río de Janeiro, padre de una hija nacida con síndrome de down, Romario impulsa medidas de apoyo a los niños con necesidades especiales y busca el desarrollo de los sectores más postergados de la mano del próximo mundial de fútbol y los JJOO de 2016. Entre las prioridades, Romario impulsará la extensión de la red de agua potable, la construcción de viviendas populares y el desarrollo de proyectos deportivos.

Tras intentar una carrera como representante de jugadores y fundar escuelas de futbol, Bebeto intentará conseguir el domingo un escaño en la Asamblea Legislativa de Río de Janeiro por el Partido Democrático Laborista (PDT). Con menos popularidad que su compañero de delantera, el ex Deportivo La Coruña deberá esperar hasta último momento para saber si podrá dar rienda suelta a su vocación de servicio a la comunidad.

Pero además de Romario y Bebeto, el mundo futbolístico aporta una buena porción de candidatos en las urnas. Incluso dos futbolistas en actividad, como el delantero del Botafogo Tulio, el de la famosa mano en la Copa América 1995, y el arquero Harlei, del Goiás, también internarán conseguir una banca en las asambleas regionales. Otros ex jugadores reconocidos como Danrlei (ex Gremio), Vampeta (campeón mundial en 2002) y Marcelinho Carioca (ex Corinthians) también buscarán ingresar en mundo de la política.

Incluso el fenómeno se extendió a otros deportes. Otros ídolos como el ex voleibolista André Falbo Ferreira, que formó parte del equipo brasileño que consiguió el oro olímpico en los Juegos de Barcelona 1992, y los ex boxeadores Acelino "Popó" Freitas y Adilson “Maguila” Rodrígues también competirán en las urnas. La nadadora Rebeca Gusmao, suspendida de por vida por doping de testosterona, es candidata a integrar la asamblea del distrito federal de Brasilia por el Partido Comunista de Brasil. También aparecen como aspirantes el campeón mundial de 'kickboxing' Paulo Zorello y la maratonista María Zeferina Baldaia.

Sin embargo, la política busca candidatos en todas las áreas, con tal de encontrar rostros reconocidos que aporten votos a partir de la imagen y los slogans más que de las ideas. Así, desfilan en las listas personajes como el humorista Tiririca, candidato del Partido de la República a diputado nacional, y la actriz porno Luciana Ribeiro Cruz, conocida como "Cameron Brasil”.

El domingo, detrás de la pelea presidencial entre Dilma Rousseff, del Partido de los Trabajadores, y el socialdemócrata José Serra, muchos deportistas buscarán integrarse a otro mundo lejano de la alta competencia y cercano al bien común. El esfuerzo, el trabajo en equipo, la solidaridad, la planificación y la lealtad pueden ser algunos buenos valores para trasladar del deporte al mundo de la política. Ojalá que los que asuman sus nuevos puestos piensen en el bien común y no en su beneficio personal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada