La maldición de Drogba y la redención de Zambia en la Copa de África

La frustración de Drogba tras la derrota ante Zambia
Didier Drogba no pudo romper su maldición con la selección de Costa de Marfil. Estrella mundial, mejor jugador africano en 2006 y 2009, multicamapeón con el Chelsea inglés, el delantero ayer sufrió una nueva frustración. En todo momento, la televisión dejó en claro que el gran protagonista de la final de la Copa de África, con imágenes constantes sobre su rostro en la definición por penales. Pero los 12 pasos le sumaron una nueva mala noticia con su selección.

Durante el partido decisivo ante Zambia, el marfileño erró un penal, que bien podía haberle dado la victoria a su equipo. En la definición por la pena máxima, tras el empate 0 a 0 en el tiempo regular, Zambia fue más preciso y se llevó la copa, dejando atrás a Drogba y sus muchachos, grandes candidatos en la previa.

Drogba es para Costa de Marfil mucho más que un gran futbolista. Antes del Mundial 2006, se involucró directamente en el conflicto armado que sufría su país. Entre 2002 y 2007, Costa de Marfil se dividió entre el sur musulmán, leal al gobierno central, y el norte cristiano, controlado por fuerzas opositoras. En una oportunidad, Drogba pidió el fin de los enfrentamientos y logró su propósito. La revista Time lo incluyó en 2010 entre las 100 personalidades más influyentes del mundo. Sin embargo, el goleador del Chelsea no pudo jamás conseguir un título su selección. Estuvo cerca en 2006, cuando Costa de Marfil perdió por penales la final de la Copa de África ante Egipto y el delantero erró su lanzamiento. La edición de 2012 podía darle la ansiada copa, pero otra vez la ilusión quedó atrás.

La copa de las ausencias

La Copa de África tiene una clasificación previa donde compiten 45 equipos, de los cuales 16 llegan a la instancia final. Esta edición tuvo la particularidad de no contar con muchas de las principales selecciones del continente. De los últimos 9 equipos que se consagraron campeones, 8 no estuvieron presentes en la edición que ayer terminó.

La FIFA impidió la participación de Nigeria ya que el presidente Goodluck Jonathan disolvió la federación de fútbol local, luego de la pobre actuación del equipo en el Mundial 2010. Egipto, el último campeón, no pudo clasificarse ya que las revueltas contra el presidente Hosni Mubarak en 2011 sólo le permitieron presentar en las Eliminatorias un equipo Sub – 23. El cuerpo técnico de la selección de Sudáfrica interpretó mal un reglamento sobre el final de la clasificación y perdió su lugar en manos de Níger. Otros equipos novatos en las grandes citas que consiguieron su lugar fueron Sudán, Libia y Botsuana. La ausencia de los grandes del continente dejó afuera a estrellas como Eto'o y Adebayor.

La particularidad general del torneo es que permite la convivencia de estrellas mundiales con futbolistas amateurs. Guinea Ecuatorial contó en su plantel con futbolistas como Daniel Vázquez Evuy y David Aguirre, que juegan en la Tercera División de España. Además de jugar al fútbol, Aguirre trabaja en un bar y Evuy es estudiante de Periodismo y actor de anuncios publicitarios. En total, Guinea contó con 10 futbolistas que juegan en las ligas de ascenso españolas.

El país africano fue colonia ibércia hasta 1968. Desde 1979, el país está gobernado por el presidente de facto Teodoro Obiang. Su hijo, ministro de Agricultura y Bosques, anunció antes del primer partido de su equipo ante Libia que los jugadores recibirán 32.600 cada uno si conseguían la victoria, más 15.000 euros extras por cada tanto anotado. El equipo ganó aquel partido y luego venció a Senegal, por lo que accedió a los cuartos de final, donde finalmente cayó ante Costa de Marfil.

La gran oportunidad

Este contexto de ausencias puso a Costa de Marfil y a su líder ante la gran chance de alzarse con el título. Además de Drgoba, el equipo contó con grandes futbolistas como los hermanos Touré y Gervinho. El gobierno del país pareció comprender la chance que se presentaba y gastó 10 millones de dólares para la preparación del equipo. Cada ministro de gobierno donó 6 mil dólares de su salario para su selección. El equipo sorteó fácil la primera fase y luego se cargó al local Guinea Ecuatorial y a Malí, para llegar al encuentro decisivo.

El festejo de los futbolistas de Zambia tras su victoria en la Copa de África
Enfrente lo esperaba Zambia, el equipo sorpresa del campeonato. Los zambianos habían dado la sorpresa en la semifinal, al derrotar al Ghana, firme candidato al título. Su presencia en la final constituía todo un acontecimiento para un país que en 1993 vio morir a casi todos los integrantes de su selección de fútbol en un accidente aéreo cerca de Libreville, en Gabón, precisamente donde ayer sus jugadores debían disputar la final de la Copa de África. Aquella generación de futbolistas desaparecidos había derrotado 4 a 0 a Italia en los Juegos Olímpicos de 1988, en una buena muestra de su poderío. A pesar de todo, ese equipo nunca consiguió un título.

Entre las ansias de Drogba y las ilusiones de la nueva generación de Zambia se jugó el partido en Libreville. El delantero del Chelsea tuvo la victoria en sus pies a los 70 minutos, pero el penal que disparó se fue por encima del travesaño. Tras el tiempo agregado, el partido terminó 0 a 0.

En los penales, la victoria fue para Zambia por 8 a 7. Stophira Sunzu anotó el tiro decisivo en el noveno remate de los zambianos, luego de que Gervinho fallara el suyo para Costa de Marfil.

Zambia es el país más pobre del mundo. El 86 % de su población vive debajo de la línea de la pobreza. La esperanza de vida es de 38 años. Se calcula que el 16.5% de la población está infectada con el virus de VIH. Ese país es el nuevo campeón de la Copa de África.

Aquí la definición de la Copa de África entre Zambia y Costa de Marfil:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada