La tragedia olvidada del hockey

El multitudinario velatorio de los jugadores del Lokomotiv 
La liga rusa de la Hockey sobre hielo comenzó esta semana con un integrante menos. Uno de los cuatro grupos de la poderosa liga contará con cinco equipo en lugar de seis. El brutal accidente aéreo ocurrido el 7 de septiembre pasado le costó la vida a todo el plantel del poderoso Lokomotiv Yaroslavl, junto a su cuerpo técnico y asistentes. El plantel del Lokomotiv viajaba a Minsk, en Bielusrrusia, para disputar su primer partido de la temporada, cuando el jet Yak-42 se estrelló a orillas del río Volga poco después de despegar de un aeropuerto cerca de Yaroslavl, una ciudad 240 kilómetros al noreste de Moscú.

El Lokomotiv es uno de los equipos de hockey sobre hielo más populares de Rusia. Fue tres veces campeón de la liga local (en 1997, 2002 y 2003) y contaba en su plantilla con prestigiosos jugadores de Suecia, Polonia, Ucrania, República Checa y Alemania. Uno de los fallecidos fue Pavol Demitra, un icono del deporte eslovaco, y figura de su selección. Demitra, de 36 años, había disputado 16 temporadas en la liga norteamericana de hockey, la más importante del mundo. También falleció el entrenador del equipo, el canadiense Brad McCrimmon, que había asumido en el cargo este mismo año. McCrimmon también había formado pase encontraron el arquero suevo Stefan Liv, campeón olímpico y campeón del mundo en 2006; tres jugadores checos, la estrella del hockey de letonia, Karlis Skrastins; y el alemán Robert Dietrich. el avión caído se dirigía hacia Minsk, de donde era oriundo Ruslán Saléi, uno de los deportistas más queridos de Bielorrusia.

Fueron 43 los muertos tras el accidente. Sólo un integrante del plantel del Lokomotiv sobrevivió. Fue Alexander Galimov, de 26 años, que inmediatamente fue trasladado a un hospital de Moscú con quemadoras en el 90 por ciento de su cuerpo. Finalmente, tras pocos días falleció y se convirtió en la víctima número 44. Un miembro de la tripulación es hoy el único sobreviviente y continúa internado en Moscú. Las víctimas de la tragedia fueron veladas en Yaroslavl. Un homenaje realizado a los pocos días en la estadio del equipo congregó a unas 100 mil personas, entre ellas el primer ministro Vladimir Putin.

El jefe de la federación rusa de hockey, Vyacheslav Fetisov, aseguró que muchos jugadores de otros equipos se habían ofrecido para jugar en el el Lokomotiv. sin embargo, a los pocos días, Yuri Yákovlev, el presidente del equipo, anunció que su club no competiría en esta temporada. "Nuestro objetivo primordial es cuidar de los familiares y allegados de los fallecidos. El segundo objetivo es conformar un equipo de nivel. Hemos decidido que el club no volverá a jugar hasta la próxima temporada", dijo Yákovlev.

"Es el día más negro en la historia de nuestro deporte", dijo el presidente de la Federación Internacional de Hockey sobre Hielo, el suizo Rene Fasel, luego del accidente. Como les sucedió a los jugadores del Torino italiano en 1949 , al plantel del Manchetser United en 1958, y al Alianza Lima de Perú en 1987, otro accidente se llevó la vida de un puñado de deportistas. Y escribió otra página negra en la historia del deporte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada