El US Open y los conflictos del tenis

Los asistentes debieron trabajar duro en el US Open
El lunes pasado, la final US Open hizo olvidar los conflictos. Durante buena parte de las dos semanas de torneo, las raquetas quedaron en la consideración debajo de los abandonos, las lesiones, la lluvia y las quejas de los jugadores. El comercio pareció primar sobre el juego, mientras los tenistas, agotados sobre el final de la temporada, eran obligados a acudir de apuro a las canchas para reanudar el espectáculo ante las demandas televisivas. Ya lejos de las disputas, en la final del lunes pasado, el serbio Novak Djokovic doblegó una vez más a Rafael Nadal, para quedarse con su tercer Gran Slam de la temporada y afianzarse como el líder de la nueva era.

"Aquí, los intereses comerciales están por encima de todo", se quejó el escocés Andy Murray en medio del torneo, suspendido varios días por la lluvia. "Siempre es lo mismo, solo pensáis en el dinero" lanzó Rafael Nadal tras retirarse de su partido ante Gilles Muller en medio de quejas por una superficie resbaladiza que no estaba en condiciones para jugar luego de la lluvia. El partido entre Nadal y Murray comenzó con una hora y media de retraso y duró sólo 16 minutos, los que aguantó el español. En la reanudación se impuso fácilmente y avanzó entonces a cuartos de final.

 El US Open cuenta con 16 sponsors y más de 700.000 espectadores cada año. Recauda 16 millones de dólares sólo por la venta de palcos en el estadio central Arthur Ashe. Pero dedica a los tenistas 19 millones en premios, una recompensa escasa en proporción a la recaudación. A lo largo de la temporada, los jugadores reciben el 13 % de las ganancias que genera el circuito de tenis, frente a más del 40 que paga la liga de fútbol americano o la NBA, hoy en proceso de negociación salarial.

 "Somos el único gran deporte sin un sindicato" se sumó a las quejas el norteamericano Andy Roddick durante el US Open. "¡Estoy harto!", volvió a reclamar Roddick, mientras su partido por octavos ante el español David Ferrer era trasladado a la cancha Nº 13 porque una burbuja provocada por el agua aparecía sobre la superficie de la cancha en medio del partido. 

El US Open exhibió en sus semanas de competencia el abandono de 18 jugadores, síntoma del feroz calendario de enero a diciembre que sufren los tenistas. La próxima temporada contará con dos semanas menos de competencias oficiales con el fin de alivianar el físico de los jugadores. El propio Novak Djokovic selló su brillante victoria en la final ante Nadal con dolores en las costillas y en una pierna. El español, guerrero inoxidable, puso garra y coraje sobre la pista, pero sólo le alcanzó para prolongar su agonía en partido decisivo. El serbio y el español regalaron un final para la historia, como para olvidar conflictos y pensar en el buen pasar de las raquetas.

 "No ha habido grandes cambios en mi juego, sino algo que ha hecho click en mi cabeza", explicó el serbio. "Antes no tenía una actitud positiva. Ahora, soy agresivo", agregó. Djokovic, Nadal, Federer, son los cracks que ponen al tenis bien cerca de los fanáticos. Aunque a veces los organizadores no piensen ni en los tenistas ni en sus seguidores.

Aquí la consagración de Novak Djokovic en el US Open 2011:

1 comentario:

  1. Boas!

    Devo dizer que gosto imenso deste blogue!

    Podem adicionar os meus aos vossos links? Eu prometo que retribuo :p

    http://davidjosepereira.blogspot.com/

    Saudosos cumprimentos!

    ResponderEliminar