Más allá del juego (La historia de la Asociación de Fútbol Makana)

Se trata de una película basada en un caso real ocurrido en Sudáfrica, en la década del ´60, en pleno apogeo del apartheid. Allí, en la isla de Robben, se ubicaba una cárcel de máxima seguridad que albergaba a numerosos presos políticos, entre ellos Nelson Mandela. Mientras dormían en el piso, sufrían todo tipo de vejaciones y trabajan más de 9 horas por día, los presos encontraron en el fútbol una forma de sobrevivir en ese infierno.

Primero fue un bollo de papel que sirvió de pelota para jugar en el pabellón, luego siguieron cuatro años de reclamos a las autoridades del penal y finalmente la historia oficial comenzó en 1969, año en que tuvo nacimiento la Asociación de Fútbol Makana, que debe su nombre al primer preso que ocupó la cárcel de Robben. Inicialmente, la competencia contaba con nueve equipos distribuidos en tres categorías, pero con el paso de los años no sólo se incorporaron más conjuntos, sino que también se crearon un Consejo Directivo y un Tribunal de Disciplina, entre otros organismos internos. Parecía imposible soportar tanto maltrato, tanta injusticia, tanta humillación. El fútbol devino un forma de supervivencia.

Aquí el deporte de la pelota se presenta en otro registro al que estamos acostumbrados actualmente. Porque los partidos y las discusiones futboleras de los presos transcurren en medio de las lecturas de “El capital, de Marx, y de los debates políticos sobre la posibilidad de transformar la realidad sudafricana. El fútbol aparece como la trasgresión a las reglas establecidas en el penal, como un momento de libertad en medio de tanta opresión, como un entretenimiento para disfrutar al menos una vez a la semana. Algunos filósofos como Juan José Sebrelli ven al fútbol como un medio para la alienación de las masas. “Más allá del juego” muestra que una distracción puede volverse positiva, porque los propios protagonistas relatan cómo un partido les permitía olvidar momentáneamente esa dolorosa realidad que vivían.

La estructura que alcanzó la liga carcelaria y su forma de organización fue una suerte de escuela para muchos de los presos que participaron activamente en ella. Uno de ellos, Mark Shinners, colaboraría años más tarde en la redacción de la nueva constitución de Sudáfrica. Otro ex detenido, Jacob Zuma, es el actual Presidente del Congreso Nacional Africano y además tuvo un papel decisivo para llevar la Copa Mundial del año próximo a su país. En 2007, la FIFA dio a la Asociación de Fútbol Makana el título de Miembro Honorario.

La película también nos obliga a repensar ciertos valores asociados a diario al fútbol. No sólo es más que un juego, no sólo es un entretenimiento para jugar o ver por televisión, no sólo puede ser una fiesta y a la vez servir de marco para hechos violentos. También puede transformarse (y de hecho sucedió en la cárcel de Robben) en una manera de escapar de la opresión, en una forma de poder positivo. Ahora que el fútbol se vuelve cada más un espectáculo, parece mentira pensar que, al fin y al cabo, se trata de un deporte tan grande que también incluye bajo su paraguas a presos políticos jugando descalzos en un penal de máxima seguridad. Pero parece que es así nomás, el fútbol es todo eso y muchas otras cosas.

- Título Original: More than just a game
- Año: 2007
- Países: Sudáfrica
- Género: Drama
- Duración: 89 minutos
- Director: Junaid Ahmed
- Productor: Anant Singh y Helena Spring
- Guión: Tom Eaton

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada