Una mirada a Brasil, antes del Mundial 2014

Teixeira, en su tiempos de presidente de la CBF
A pesar de habar abandonado dejado su cargo de presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) en marzo de 2012, Ricardo Teixeira no ha caído definitivamente en desgracia. No podrá cumplir su sueño de estar al mando de la CBF durante el Mundial de 2014 ni ser presidente de la FIFA, pero se consuela con una vida lujosa lejos de su país. El diario brasileño Folha lo descubrió en su nueva casa de Boca Ratón, cerca de Miami, valuada en más de 7 millones de dólares. La vivienda, habitada antes por la ex tenista rusa Anna Kournikova, tiene siete dormitorios y guarda lujosos autos en el garaje. Teixeira comparte la zona con celebridades como Shakira, Lenny Kravitz y Ricky Martin. Desde que dejó cargo, nunca más regresó a Brasil.

Teixeira renunció a la CBF acusado por la justicia suiza de recibir sobornos de la firma ISL. Ya lejos del poder en Brasil, denuncias periodísticas lo acusaron de recibir de la CBF más de 60 mil dólares mensuales como consultor de José María Marín, su sucesor en el cargo. Recientemente, Marín afirmó a la prensa que los pagos habían sido suspendidos.

Jérôme Valcke, Secretario General de FIFA
Otro que también habría recibido un buen dinero como asesor es Jérôme Valcke, Secretario General de la FIFA y quien viaja asiduamente a Brasil para chequear el avance de las obras y la organización para el Mundial del año próximo. Valcke llegó a la FIFA en 2003, como director del área de marketing. En diciembre de 2006, debió dejar su puesto luego de que la corte de Nueva York lo encontrara culpable de un litigio entre VISA y Mastercard, por acuerdos de patrocinio con la FIFA. Como director de marketing, Valcke habría sellado un acuerdo con la primera tarjeta, pese al contrato existente con la segunda, histórico sponsor de la FIFA. El conflicto le costó a la entidad que dirige el fútbol mundial una multa de $ 60 millones de dólares y el cargo a Valcke.

Sorpresivamente, en julio de 2007 el dirigente nacido en Bélgica fue nombrado Secretario General de FIFA. Según informó Folha, en los primeros meses de 2007, Valcke recibió 100 mil dólares como consultor del comité brasileño que auspiciaba la candidatura para la Copa del Mundo. En octubre de 2007, poco después de retornar Valcke a la FIFA, Brasil fue elegido como sede del Mundial 2014. En enero pasado, un periodista brasileño consultó a Valcke por estas incompatibilidades y el belga respondió que no había hecho nada inmoral.

Desde la elección en 2007, la FIFA miró con desconfianza a Brasil. En diciembre, el persidente Joseph Blatter incluso declaró que Rusia estaba más avanzada en su planificación para el Mundial 2018 que el país sudamericano que, según él, seguía con problemas en aeropuertos, carreteras y el transporte público.

Los reportes que llegan desde Brasil no desmienten a Blatter. Un reportaje del diario O Estado de São Paulo de enero pasado afirmó que solo tres de las 82 obras de infraestructura urbana anunciadas en su momento por la propia presidenta Dilma Rousseff marchaban en tiempo y forma. “De las 82 obras anunciadas, 21 fueron suspendidas, 25 tuvieron su presupuesto alterado y otras 33 cambiaron su plazo de finalización. 37 ya deberían haber sido entregadas, pero solo dos están concluidas. Todas las obras que están dentro del cronograma o que fueron entregadas están relacionadas con los aeropuertos”, se lee allí.

José María Marín, actual presdiente de la CBF

Además de estos contratiempos, en los últimos días José María Marín, quien además de la CBF preside el comité organizador del Mundial, fue acusado de un crimen de lesa humanidad. En enero pasado, la Corte Interamericana de Derechos Humanos le ordenó al Estado brasileño el esclarecimiento de la muerte del periodista Vladimir Herzog durante la última dictadura brasileña. Los familiares de Herzog acusan a Marín de complicidad en el secuestro y asesinato del periodista.

Herzog era un periodista croata que vivía en Brasil desde pequeño y al momento de su muerte, el 25 de octubre de 1975, era director de TV Cultura. En esos momentos, Marín era diputado por la Alianza Renovadora Nacional, un partido que apoyaba a la dictadura.

Hace pocos días, la Comisión Nacional por la Verdad de San Pablo anunció que se encuentra investigando los vínculos de Marín con la muerte de Herzog. El último informe de la Comisión, de febrero, estableció también que 600 opositores al gobierno de facto permanecieron presos en barcos y estadios de fútbol. En total, 50.000 personas fueron detenidas en forma ilegal sólo en 1964, en el comienzo de la última dictadura militar en Brasil, que concluyó en 1985.

Nada ha dicho Marín sobre este asunto. Hace poco le preguntaron por su relación con Teixeira. "Puedo hablar con él cuando lo necesito. Por ejemplo, a finales del año que hablé con él para desearle buenas fiestas", dijo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada