Bielsa ya es estadio

Desde el martes pasado, el estadio de Newell´s Old Boys de Rosario lleva el nombre de Marcelo Bielsa. Quizás sea demasiado homenaje para un hombre parco, medido, que pocas veces acepta reconocimientos públicos. De hecho, poco tiempo antes Bielsa había desechado un nombramiento como ciudadano ilustre de Rosario. Pero probablemente el corazón rojinegro del técnico de la selección chilena haya podido más que sus ganas de pasar inadvertido. “La dimensión del reconocimiento excede la posibilidad de retribuirlo. Esto es muy importante, no hay modo de estar a la altura” dijo Bielsa en la conferencia de prensa previa. Los casi 40.000 hinchas de Newell´s presentes en el estadio que hoy lleva su nombre devolvieron el gesto cantando: "Que de la mano del Loco Bielsa, todos la vuelta vamos a dar".

Tamaña idolatría de la hinchada rosarina hacia Bielsa resulta cuanto menos curiosa para el breve paso que el ex técnico de la selección argentina tuvo como entrenador del club. Con pocos partidos disputados como jugador en la década del ´70, se incorporó luego como entrenador a las inferiores, para llegar a dirigir la primera de Newell´s por dos años, entre 1990 y 1992. Allí consiguió dos títulos: el campeonato 1990/91 y el Torneo Clausura 1992. Ese año también llegó a la final de la Copa Libertadores, donde cayó ante San Pablo. Sin embargo, probablemente sean algunos gestos simbólicos los que sellaron el amor definitivo de los hinchas. El grito de "Esto es Newell´s, esto es Newell´s, vamos Newell´s carajo" en el estadio de Ferro tras la obtención del campeonato del ´92 y la reciente frase pronunciada en una conferencia de prensa en Chile (“Es imposible que llegue a querer una camiseta más que la de Newell´s") sean algunas de las causas que determinaron que tanto sentimiento de gratitud se materialice en el nombre del estadio. El Coloso del Parque llevará su nombre para siempre.

"Esto me produce un sentimiento de gratitud que no voy a olvidar nunca. Las sensaciones son irrepetibles. Imposibles de reproducirlas. Este reconocimiento es injusto y desmedido. Pero me voy a someter a este momento con placer y felicidad" afirmó Bielsa poco antes de la fiesta del martes último, donde además la tribuna de la vieja visera se rebautizó con el nombre de Gerardo Martino, otro ídolo del club, actual técnico de la Selección de Paraguay.

Bielsa tuvo el reconocimiento del club de sus amores como cierre de un año brillante, que lo tuvo como máximo responsable de la clasificación de Chile al Mundial de Sudáfrica 2010. Desde que llegó al país trasandino hace poco más de dos años, el técnico intentó transmitir su mentalidad ganadora a los futbolistas, en medio de una selección que venía de una floja performance en la Copa América de 2007. Además de la dura derrota por 6 a 1 ante Brasil en cuartos de final, el paso del equipo chileno por Venezuela había incluido la pelea de varios futbolistas con personal de un hotel tras una salida nocturna.

Bielsa apostó en Chile a un trabajo a largo plazo. Dirigió personalmente a la Selección Sub – 23 en el Torneo Esperanzas de Toulon en 2008, donde perdió la final ante Italia. De allí tomó a algunos jugadores como Medel y Orellana, a quienes sumó a la Selección mayor. La presencia de Bielsa coincidió con una buena camada de jóvenes futbolistas chilenos, quienes habían conseguido el tercer puerto en el Mundial Sub – 20 de Canadá en 2007. Juveniles como Isla, Vidal y Alexis Sánchez se acoplaron a otros de mediana edad como Ponce, Suazo, Valdivia y Matías Fernández, de quienes Bielsa supo potenciar sus posibilidades al máximo. Entre todos lograron clasificar a Chile a una Copa del Mundo después de 12 años, con alto nivel de juego. La selección chilena terminó las eliminatorias en el 2° puesto, a sólo un punto de Brasil, y obtuvo la clasificación una fecha antes del final.

“Bielsa es la piedra angular del futuro del fútbol chileno. No es solamente un entrenador, sino también el impulsor de todos los cambios que queremos en la cultura deportiva", afirmó Harold Mayne-Nicholls, el Presidente de la Federación. Su influencia trasciende largamente el ámbito deportivo. En septiembre de 2008, la revista Qué Pasa lo distinguió como el extranjero más influyente en la sociedad chilena. La presidente del país, Michelle Bachelet, lo visitó en el entrenamiento tras la clasificación al Mundial. Todos los candidatos a presidente de Chile que compitieron en las elecciones del pasado 13 de diciembre elogiaron su trabajo públicamente, tomándolo como modelo para gestionar el país. La propia presidente argentina, Cristina Kirchner, se refirió él en su reciente visita a Santiago con muchos elogios.

"Prefiero la discreción al exhibicionismo, la sobriedad a la arrogancia, el convencimiento a la duda, aunque respeto al que duda. Y la generosidad al egoísmo” dijo Bielsa hace poco en una de las tantas conferencias que dio en las universidades chilenas. En ese tipo de frases se reflejan los valores de este jugador del montón, que como técnico pudo desplegar sus virtudes y conocimientos, aun en las victorias como en las derrotas. Porque, personajes como Bielsa, ya están más allá de ese tipo de cosas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada